Los vehículos clásicos, concepto y repaso de modelos

Las palabras “clásico” e “histórico” se suelen usar como sinónimos para referirse a los coches de cierta antigüedad, puede parecer que nos refiramos a lo mismo, sin embargo, no es así de cara a las administraciones competentes que regulan este tipo de vehículos: la DGT, las comunidades autónomas y los ayuntamientos.

Los vehículos clásicos son vehículos que reúnen todos o la mayoría de los requisitos para convertirse en vehículos históricos pero que no han realizado el proceso de su conversión a esta clasificación.

El término “clásico” es el termino más popular a nivel internacional pero en España solo existe un régimen especial para los vehículos históricos. De ahí que la matrícula que se les otorga siempre empiece por la letra .

Si tienes un coche desde hace muchísimos años, probablemente no quieras deshacerte de él por el gran valor sentimental que representa. En el caso de que el vehículo haya pasado la ITV sin ningún problema, debes saber que a partir del mes de mayo de 2018, si el modelo tiene más de 30 años, es posible matricularlo como vehículo clásico. Además de las ventajas que esta opción ofrece a nivel sentimental, desde el punto de vista práctico también es posible obtener algunos beneficios

Requisitos que deben cumplir los vehículos clásicos 

Con la nueva normativa establecida por el Real Decreto 920/2017 se modifica la periodicidad de las inspecciones técnicas de los coches antiguos. Desde mayo de 2018, los vehículos con menos de 40 años deben pasar la ITV cada dos años; si la antigüedad oscila entre 40 y 45 años, la revisión es trienal; y en el caso de que el coche tenga más de 45 años, es necesario pasar la ITV cada 4 años. 

  • Los coches clásicos deben superar una exhaustiva inspección en un laboratorio oficial donde se determina su estado y se informa sobre cuándo tiene que pasar la ITV. Para que un vehículo antiguo sea considerado como tal, otro requisito que se establece es la solicitud a la Comunidad Autónoma de residencia. 
  • Al igual que para matricular un vehículo normal, en este caso también es preciso acudir a la Jefatura Provincial de Tráfico para abonar las tasas correspondientes y obtener la documentación imprescindible. 
  • El seguro de coche es obligatorio para que los vehículos clásicos puedan circular de acuerdo a la legalidad. Por norma general, este tipo de pólizas suelen tener un precio inferior, aunque conviene comprobar las coberturas que incluye, así como las posibles restricciones.

  

A pesar de que la clasificación de un coche como clásico reporta múltiples ventajas para su propietario, hay que tener en cuenta que se establecen algunas limitaciones en la circulación, derivadas de sus propias características. Esto significa que los vehículos que no superen los 40 km/h deberán desplazarse por el arcén y del mismo modo, los modelos que no alcancen los 60 km/h tienen prohibida la circulación por autopistas y autovías. Además, también conviene revisar la tarjeta de inspección técnica donde se pueden establecer otras restricciones según diferentes circunstancias, como por ejemplo conducir de noche o con condiciones climatológicas adversas. 

(0 votos, promedio: 4 de 5)



Envío noticia de seguidor
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK politica de cookies, aqui.