La fotografía y fotogrametría, tecnología para la representación y análisis de los daños en automoción, 2ª Parte

Consejos generales sobre la recomendación de realizar fotografías de escenas de accidentes automovilísticos, sobre todo, cuando estos son producidos en zona urbana.

Sin duda, experimentar un accidente automovilístico puede ser devastador y abrumador. Sin embargo, es importante mantener la calma y conservar la mayor cantidad de evidencias posibles, como tomar notas y fotografías, en la escena del accidente. Deje el trabajo de las reclamaciones para los profesionales. Con la aportación de su información cuando se intenta probar los daños, las fotografías pueden ser muy efectivas. Las fotos de la escena del accidente y los daños a la propiedad pueden eliminar las dudas y disputas planteadas por el otro conductor o su compañía de seguros.

Tomando fotos efectivas de accidentes automovilísticos

La fotografía de la escena del accidente se puede utilizar como evidencia sólida siempre que refleje detalles y contextos precisos. Si bien las imágenes de los daños son importantes, la evidencia de las áreas circundantes lo son más aún, porque la escena del accidente varía inmediatamente después de la retirada de los vehículos implicados, sin embargo, los daños del vehículo pueden verificarse y fotografiarse después. Aquí hay algunos consejos para tomar fotografías efectivas de accidentes automovilísticos:

Obtenga una vista general de la escena del accidente. Tome varias fotos de la escena desde diferentes ángulos. No se preocupe por los detalles de estas imágenes.

Haga que todos los vehículos involucrados en el accidente aparezcan en la imagen: asegúrese de obtener las posiciones relativas de los vehículos y los diferentes ángulos de su proximidad a otros automóviles.

Señalización de tráfico en la escena: tome fotografías de la señalización tanto horizontal como vertical o luminosa de regulación del tráfico que se encuentre cerca del lugar del accidente.

Condiciones climáticas: tome fotografías de las condiciones climáticas, como nubes, lluvia o nieve. Estas fotos se pueden usar si el otro conductor, que tiene la culpa del accidente, culpa al clima por jugar un papel en el accidente.

Objetos dañados por el accidente: obtenga fotografías de cualquier letrero de la calle, árboles, barandillas o cualquier otro objeto fijo dañado por el accidente.

Vistas detalladas de los vehículos dañados: obtenga primeros planos de vidrios rotos, ventanillas, rayones y cualquier otra parte dañada de los vehículos. Verifique el interior del vehículo y obtenga fotografías de cualquier daño interior.

Placas y tarjetas de seguro: tome fotografías de las placas de matrícula de todos los vehículos involucrados en el accidente y las tarjetas de seguro.

Estado de las carreteras y las áreas circundantes: tome fotografías de los escombros, marcas de derrape o cualquier otra señal de choque en las áreas circundantes.

Personas involucradas en el accidente: tome fotos de los otros conductores, pasajeros, testigos y agentes de policía para evitar confusiones al identificar a las personas involucradas en el accidente. Sin embargo, no tome fotografías de personas heridas.

Cualquier lesión física que haya sufrido: tome fotografías de cualquier lesión que haya sufrido que sea visualmente evidente.

Tenga en cuenta que la seguridad es lo más importante. Primero verifique su estado y el de otras personas involucradas en el accidente. Además, respete los derechos de privacidad de los demás. Por ejemplo, no debes publicar ninguna de las fotos de otras personas en las redes sociales.

La fotografía para representar fielmente los daños ocasionados en el siniestro, visto desde la perspectiva más profesional.

¿Crees que tomar fotos de abolladuras es solo apuntar y disparar? Piensa otra vez. Una buena comprensión de las características de la cámara, además de una comprensión del encuadre y la iluminación y saber exactamente que es lo que queremos transmitir, es esencial para documentar correctamente los daños por colisión.

Se podría afirmar que, con un buen reportaje fotográfico descriptivo de los daños, sin más, sería suficiente aporte como complemento gráfico de lo que se presenta en el informe de valoración. Pero, analicémoslo con un ejemplo:

El responsable de un taller reparador ve nuestro informe de valoración y nos comenta: bueno, veo por la foto que el capó de motor presenta bastantes daños y es evidente que hay que sustituirlo, pero el paragolpes también presenta daños y al ser un golpe frontal centrado, deberíamos también sustituirlo puesto que interiormente seguro que presenta muchos más daños y en el informe aparece como reparado. Es evidente que a nuestra representación gráfica le faltan detalles que muestren y aclaren, no sólo la morfología de los daños, también como han sido producidos para destacar la proporcionalidad en deformaciones de los componentes afectados en el impacto.

Si a nuestra imagen añadimos con técnicas de representación gráfica que, el impacto ha sido producido por alcance trasero con un camión rígido con caja de carga y que, la mayor parte del impacto ha sido sobre el capó del motor, no dará lugar a dudas y quedará representada y justificada gráficamente nuestra valoración de daños. Ese es nuestro objetivo. Por tanto, creo que, hemos de cambiar el concepto de lo que significa el informe gráfico de los daños producidos en un siniestro, con respecto a lo que tradicionalmente teniamos como concepto de reportaje fotográfico.

Los avances tecnológicos cambian constantemente la forma en que trabajamos con los automóviles. Por ello, hoy en día casi todas las compañías de seguros requieren o les viene muy bien el aporte por parte del asegurado de algún tipo de fotografía para documentar el daño "in situ" que será cubierto por la póliza de seguro del conductor. También para los peritos los requisitos cambian, por tanto, es importante cualificarse lo suficiente en fotografía y diseño gráfico para obtener los mejores resultados a la hora de documentar gráficamente los daños. Como escribió Fred R. Barnard en 1927, "Una imagen vale más que mil palabras".

Tres factores determinantes para capturar una buena imagen

El proceso de tomar una buena foto se puede dividir en tres partes principales. Primero, la comprensión de las funciones de la cámara que estemos utilizando, lo que permite al usuario encuadrar correctamente la toma para que pueda obtener la mejor foto. En segundo lugar, iluminación natural o sintética, que debe colocarse correctamente para reducir el deslumbramiento y los reflejos. En tercer lugar, los requisitos de la compañía de seguros. Cada aseguradora tiene diferentes requisitos para las fotos, por lo que el perito debe comprender cómo cargarlas enviarlas o adjuntarlas al informe.

Casi todas las cámaras digitales tienen las mismas características y partes, y los fabricantes de estas cámaras generalmente usan los mismos términos para ellas ya que estos están estandarizados. 

Encuadre de la fotografía

Encuadrar es el acto de posicionar el daño que el fotográfo está tratando de documentar dentro de la vista del lente de la cámara.

El enfoque y la exposición son las dos características automáticas que tienden a causar más problemas. El hecho de que utilicemos la camara, teléfono iPhone o tablet en modo automatico, que si que tienen muchas prestaciones y nos facilitan mucho la regulación optima, no quiere decir que nosotros, los usuarios no tengamos que intervenir para obtener una buena fotografía. Aparte de tener un buen ajuste automático, hemos de definir un buen encuadre y tratar de buscar un buen ángulo de luz solar o artifical en la escena, etc.

¿QUÉ ES EL ENFOQUE EN FOTOGRAFÍA?

El enfoque en fotografía es el proceso mediante el cual se hacen ajustes en la lente para encontrar la máxima resolución, nitidez y contraste en una escena o sujeto. Puedes hacerlo bien utilizando el enfoque manual o el sistema de enfoque automático de tu cámara.

Mi definición de enfoque fotografía se basa en utilizar el objetivo de la cámara de forma manual o con el sistema autoenfoque para que el sujeto se vea lo más detallado y con el mayor contraste posible. Hay muchas definiciones sobre el enfoque en fotografía más técnicas, pero en pocas palabras, se puede definir como encontrar una nitidez óptima para un objeto o sujeto determinado.

Enfocar en fotografía es vital para poder resaltar lo que es importante en la foto respecto a lo que no lo es. El espectador se guía a través de lo que está enfocado para visualizar la composición y analizar la imagen. Una fotografía enfocada es a menudo la diferencia entre una imagen sobresaliente y una que no sirve y acabaremos borrando.

¿QUÉ ES LA EXPOSICIÓN EN FOTOGRAFÍA? AJUSTES BÁSICOS DE EXPOSICIÓN

La exposición es el elemento más importante en fotografía.

Comprender qué es la exposición y cómo funciona la exposición en fotografía es lo primero que debes saber cuando des tus primeros pasos en fotografía digital. Además, será clave si quieres tener éxito a la hora de disparar en modo manual.

Cuando la luz pasa a través de la lente hacia el sensor de la cámara durante un período de tiempo determinado, la cantidad de luz que llega a la cámara determinará el aspecto final de la imagen y esa cantidad de luz que pasa a través de la lente la regula la apertura del diafragma.

El principal efecto de la exposición fotográfica es capturar la imagen con una cantidad de luz determinada. Cuando haces una fotografía con una buena exposición, estás capturando todos los detalles, tanto en las luces como en las sombras.

El efecto de la exposición cuando el sensor de la cámara no recibe suficiente luz se llama subexposición. También se dice que los negros están «empastados» y el resultado es que no hay información en las zonas más oscuras de la imagen.

Por el contrario, el efecto de la exposición cuando el sensor captura demasiada luz se llama sobreexposición. Cuando esto ocurre también se dice que la imagen está «quemada» y el resultado es que no hay información en las zonas más brillantes y claras de la imagen.

Hay multitud de cursos de fotografía en la red de internet, es bueno realizar una buena comprensión de los muchos que hay, al menos, para tener una noción de las técnicas fotográficas que se puedan adaptar a nuestras necesidades.

En este artículo, tan sólo, queremos mostrar la importancia de la fotografía de los daños y lo que queremos transmitir con las imágenes, para después analizar dichos daños como información técnica en nuestros informes periciales.

Una vez que hemos entendido los conceptos mas importantes a tener en cuenta a la hora de realizar una fotografía, hemos de centrarnos en nuestro reportaje fotográfico.

Recomendaciones básicas

Tome siempre al menos dos fotografías de cada área dañada del vehículo. La primera fotografía debe capturar los paneles dañados y al menos un panel adyacente sin daños para mostrar el contexto del accidente. La segunda foto debe ser un primer plano que detalle el daño.

Trate de que la cámara esté al nivel del daño, pero no apunte directamente a él. Si el fotógrafo lo mira directamente, es probable que el panel refleje su imagen.

Siempre trate de que el daño ocupe toda la foto para que las funciones de exposición y enfoque automático se ajusten específicamente al área dañada. Al introducir múltiples capas de profundidad, el enfoque automático de la cámara simplemente elegirá una.

Al documentar un vehículo dañado, normalmente no hay mucha profundidad física a la que la cámara necesita ajustarse, excepto cuando se trata de fondos que se reflejan en el panel brillante y dañado. Cuando esto sucede, significa que se proyecta más luz sobre los objetos detrás de la cámara, lo que hizo que la cámara ajustara su exposición y enfoque para detallar los objetos en el reflejo en lugar del panel dañado en sí.

Eliminar el deslumbramiento

Siguiendo algunas reglas simples, cualquier perito puede eliminar los reflejos o reflejos de las fotos. Intente siempre mantener la fuente de luz detrás y encima de la cámara en un ángulo de 45 grados. Hacer esto permite que una cantidad significativa de luz brille en el área, reduciendo la posibilidad de que el panel dañado refleje la fuente de luz y que una luz de fondo (una fuente de luz detrás del área dañada que está a la vista de la lente de la cámara) cause deslumbrar o hacer que la apertura se ajuste.

Requisitos de las aseguradoras

Independientemente de la compañía de seguros con la que esté tratando, es importante comprender los diferentes formatos de archivo que requieren para sus fotos.

En general, las aseguradoras quieren que sus fotos estén en formato JPEG. Un JPEG es un formato de archivo que no requiere mucha compresión de imagen, lo que ayuda a mantener la calidad de la imagen original. Una cámara digital toma la imagen y la comprime inmediatamente en formato de archivo JPEG. La compresión es importante porque una tarjeta flash de 8 megabytes (MB) puede contener 15 o más archivos JPEG de alta calidad, pero solo una foto TIFF sin comprimir.

Los archivos JPEG normalmente tienen una calidad de resolución de 1600 × 1200 y se pueden abrir con cualquier software de visualización de imágenes. Se pueden estirar (ampliar) sin cambiar la resolución, lo que mantiene la calidad de la imagen. Los archivos JPEG también son útiles porque se pueden adjuntar a un correo electrónico debido a su tamaño relativamente pequeño.

Otro formato en el que las aseguradoras desean enviar sus fotos es un formato de documento portátil (PDF). Un PDF no se puede editar ni modificar, pero es importante para las grandes aseguradoras porque se puede abrir con cualquier lector de PDF, que viene de serie en la mayoría de las computadoras.

La mayoría de las impresoras multipropósito vienen con un software que puede convertir cualquier archivo en PDF. Además, hay muchos programas gratuitos en Internet que permiten la conversión de archivos a PDF. Para utilizar estos programas, importe todas las fotos del ordenador en formato JPEG. Luego, imprima las imágenes usando el software de visualización de imágenes en la computadora. En el menú de impresión, debería haber opciones para usar diferentes impresoras. Haga clic en el menú desplegable que enumera las diferentes impresoras y busque una "impresora" PDF. La impresión a través de la impresora PDF convierte el archivo en un PDF, que luego se puede adjuntar a un correo electrónico.

Otros consejos a tener en cuenta y que las aseguradoras valoran encontrar en los informes gráficos de los daños.

Consejo nº 1: Capture las esquinas. Tome imágenes iniciales, llamadas "tomas de estado de conservación", de las cuatro esquinas del vehículo. Eso le permite documentar el estado de todo el vehículo antes de la reparación y dónde existen los daños en relación con el resto del automóvil. Es mejor tomar esas fotos desde una distancia de aproximadamente dos metros para incluir todo el vehículo en la imagen.

Consejo nº2: Capture la matrícula y el VIN. Asegúrese de ilustrar la placa del vehículo en esas "tomas de identificación", para mostrar qué vehículo fué identificado. Muchas compañías de seguros también quieren una fotografía del VIN en caso de que surja un problema de fraude.

Consejo nº 3: Capture todos los daños relacionados con las colisiones. Capture al menos una foto a distancia para ilustrar la ubicación de los daños en relación con el resto del vehículo. Luego, tome fotografías de detalles adicionales haciendo zoom más de cerca en el área específica de daño.

Consejo nº 4: Capture todos los daños no relacionados. Tome fotografías de cada imperfección que pueda encontrar en el vehículo, incluso abolladuras, golpes y rayones, que no estén relacionados con la colisión o el siniestro declarado. Eso permite aclarar posteriores reclamaciones. Asegúrate de etiquetar la foto como "daño no relacionado".

Consejo nº 5: Fotografíe el cuadro electrónico. Capture toda la información posible con el contacto activado del vehículo, incluidas las luces de advertencia, el ordenador de abordo y el indicador de gasolina, de modo que pueda documentar las estadísticas del vehículo cuando lo verificó.

Algunos clientes/asegurados afirman que el taller provocó la aparición de una nueva luz de avería o que se desperdiciaron cantidades innecesarias de gasolina durante la prueba de manejo. Estas imágenes del cuadro electrónico ayudan a los peritos a establecer una mediación aclaratoria en las disputas por tales afirmaciones.

Consejo nº 6: Fotografíe los componentes sustituidos. Todas las piezas sustituidas que figuran en su presupuesto deben ser visibles en al menos una o dos fotos.

Técnicas de análisis y descripción de las deformaciones

Fotografiar abolladuras de paneles es una de las cosas más difíciles de capturar. No es fácil ilustrar la profundidad y el ancho de las abolladuras debido a la forma en que la luz se refleja en la pintura.

Hay algunas técnicas que podemos utilizar, por ejemplo, esta de la pizarra a rayas en blanco y negro para fotografiar abolladuras, quizás sea la mejor solución. Una persona sostiene la tabla paralela a la abolladura que se está fotografiando y las líneas de la tabla se reflejan en el panel del vehículo. En la imagen, las líneas en blanco y negro "se entrelazan" en las áreas abolladas, lo que ayuda a ilustrar claramente la ubicación y el tamaño de las imperfecciones.

Claro, esto, depende del color del vehículo. A veces, es bueno buscar el ángulo de reflexión de la luz para que incida en el plano afectado y así podemos obtener la mejor captura de las deformaciones.

Con el avance de las nuevas tecnologías en software ya no se hace necesario utilizar la técnica mencionada anteriormente de la placa rayada. Un buen software y amplios conocimientos sobre la utilización de este, nos proporcionará magníficos resultados para describir la morfología de los daños.

Realizar una buena descripción gráfica facilita enormemente la interpretación de las deformaciones para los que no poseen suficientes conocimientos automotrices. Para un juzgado, por ejemplo, siempre es aconsejable presentar con la máxima calidad la documentación gráfica de las deformaciones que justifiquen claramente las cuantías reclamadas.

Valiéndose para ello de técnicas de diseño gráfico en CAD y altos conocimiento de representación escalar o coordenadas. Por otro lado, el tener un concepto claro sobre herramientas digitales y metodologias de análisis de las deformaciones, nos aportará un alto conocimiento de la dinámica del siniestro y un plus a nuestra eficacia profesional.

Transcribir gráficamente la interpretación de un siniestro y sus consecuencias es un trabajo laborioso pero muy necesario. Esta es la prueba que, en muchos casos dará la justa indemnización al perjudicado, por tanto, han de identificarse y definirse todos los detalles que argumenten perfectamente dicha prueba.

Esta información es muy importante sobre todo para deformaciones con desviación de cotas de componentes mecánicos o estructura de la carrocería o cuando queremos definir algo muy concreto.

Los valoradores comerciales que actualmente están en el mercado, a pesar de sus elevados precios, no ofrecen una interfaz gráfica eficiente ni recursos adecuados para el más mínimo tratamiento o al menos correcciones de imagen, como cabría esperar de ellos, permanecen en la interfaz arcaica de comienzos del software gráfico. Tampoco se pide que estén a la altura de photoshop, por poner un sólo ejemplo,  pero que menos que se puedan realizar las modificaciones o tratamientos básicos y muy importante, al menos poder comentar al pie de cada imagen lo que se trata de representar en ella, que ni siquiera eso, porque luego en los informes de reportaje fotográfico, sale el mismo texto para todas. Lo siento pero es así, cuando llegue el momento de publicar la comparativa de lo bueno entre ambos valoradores lo publicaré, pero para este tema no ofrecen un buen servicio. Lo expongo para despertar esas enormes genialidades que seguro conservan dormidas en los cajones de las mesas de sus desarrolladores, seguro que para futuras versiones, creo que cuanto antes lo implementen será mas beneficioso para todos, estoy convencido que ha llegado el momento de "cambiar el concepto general de la representación gráfica de los daños en automoción", las nuevas tecnolgías lo permiten, por tanto hemos de estar a la altura de las nuevas tecnologías.

Mientras tanto, hay que valerse adicionalmente de herramientas o software mas especializado, aunque si es cierto que representa mucho mas trabajo al tener que realizar el tratamiento externo de las imagenes al software de valoración, para posteriomente, volver a este para insertar las imagenes tratadas. Pero merece la pena, aunque sólo sea por preservar la buena imagen del profesaional que desarrolla los informes gráficos y descripción de los daños.

En la tercera parte de este artículo, enfocaremos las técnicas que se pueden desarrollar sobre una de las variantes de la fotografía que nos han proporcionado los últimos avances tecnológicos, con dichas tecnologías, adquirimos versatilidad y eficacia para determinar con total precisión, no sólo, la morfología de los daños, también magnitudes en deformación y sobre todo, posibilidad de interactuar en tres dimensiones sobre la zona dañada o simplemente para verificar o gestionar un control de calidad de reparaciones realizadas. Abordaremos la fotogrametría y sus técnicas.

 

No te pierdas la tercera parte

(311 votos, promedio: 4 de 5)



Envío noticia de seguidor
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK politica de cookies, aqui.