La lucha en el mercado de los recambios de automoción, un negocio con límites.

Las piezas de repuesto son las que garantizan en el vehículo el mantenimiento de las características técnicas y de seguridad que se establecieron para la homologación de este.

Cuando se trata de instalar recambios existen diversos tipos disponibles, tales como las piezas OEM, piezas Aftermarket y Piezas de recuperación. Por este motivo es elemental tener conocimiento acerca de cada uno de estos recambios para que así puedas determinar cuál es el más adecuado para tu elección.

Cabe destacar que ambos tipos de recambios, (OEM o Aftermarket), cumplen con los estándares de seguridad, no obstante, poseen algunas diferencias entre sí, las cuales te serán de utilidad saber para realizar tu decisión final. Los fabricantes de los recambios OEM y Aftermarket se aseguran de que las piezas estén hechas para ajustarse a las especificaciones de una determinada marca y modelo, para que se adapten perfectamente.

¿Qué son las piezas OEM?

Un OEM o también llamado recambio original es aquel componente que se realiza siguiendo las especificaciones y normas de producción determinadas por el fabricante del vehículo en cuestión. Las piezas que se emplean en el proceso de ensamblaje son originales, ya sean producidas por el propio fabricante de automóviles como por un fabricante de recambios. También son originales los repuestos que el fabricante de los componentes emplea en el mercado de la posventa del automóvil, enviando recambios a los comercios y talleres idénticos a los empleados durante el montaje del vehículo.

El concepto 'OEM' no es utilizado únicamente en los recambios de coche, sino en muchos otros campos. Y es que, en realidad, significa 'Original Equipment Manufacturer', son las siglas de 'fabricante de equipo original'. Por lo tanto, si nos hablan de recambios OEM, en realidad, es lo mismo que si nos indican que un recambio es original.

A priori, este es el tipo de pieza, o de recambio, que deberíamos escoger siempre para instalar en nuestro coche. Además, con esto nos aseguraremos, durante su tiempo de vigencia, que se mantengan las correspondientes garantías del fabricante, siempre y cuando se cumpla con los procesos marcados por el mismo. Son una garantía de seguridad y fiabilidad.

¿Qué son las piezas aftermarket?

Por otro lado es frecuente hablar de recambios Aftermarket de calidad equivalente. Un recambio de calidad equivalente es aquel componente que no se ha realizado siguiendo las especificaciones y normas de producción del fabricante del vehículo, pero cuyo fabricante certifica que el componente es apto para sustituir a la pieza original cumpliendo con todos los requisitos del fabricante de vehículos.

Lo más común es pensar que un repuesto de calidad equivalente es peor que uno original, pero esto no es así necesariamente. Aunque en ocasiones estos componentes no son más que meras copias o imitaciones de los originales, muchas veces son prácticamente idénticos y se diferencian del original por emplear un color o material de construcción diferente, pero también puede variar la calidad y el rendimiento.

¿Qué son las piezas de recuperación?

Las piezas de recambio de recuperación, como su nombre indica son piezas recuperadas de otros vehículos de similares características que ya no están en circulación. Generalmente se distribuyen a través de los desguaces. Este tipo de recambios no ofrece ninguna garantía, en cuanto a calidad y seguridad en el rendimiento de la pieza, pues se desconoce el estrés o desgaste que dicha pieza pueda haber sufrido. Estas piezas por tanto, el taller reparador y por supuesto las aseguradoras deben evitar emplearse, salvo por motivos excepcionales, previa autorización del propietario del vehículo y por supuesto tras realizar un análisis muy exhaustivo de las propiedades de  dicha pieza por Peritos debidamente acreditados u otros expertos en la materia igualmente acreditados.

La utilización de las piezas de repuesto en el ámbito legal y contemplado en el: Real Decreto 2822/1998.

Existe una serie de regulaciones para los talleres y aseguradoras para la reparación de vehículos y en concreto también para la utilización de los recambios:

Con carácter general, todos los elementos, piezas o conjuntos que los talleres utilicen en las reparaciones por cuenta del cliente o aseguradoras deberán ser originales de OEM, hay aseguradoras que en este aspecto están incumpliendo la normativa fomentando con recomendaciones a través de los valoradores mayoritarios que hoy existen en el mercado a que los peritos nombrados por estas, incluyan en general recambio alternativo en sus valoraciones, con lo cual el taller reparador se ve sometido a realizar las reparaciones con dicho recambio. Con ello, están ocasionando dos graves problemas, uno sería la intromisión en la imparcialidad y objetividad de los peritos y segundo y lo que es mas grave, comprometiendo en ocasiones la seguridad de los vehículos asegurados.

Cierto es que, según la normativa podrán utilizarse elementos, equipos o conjuntos aftermarket siempre que exista conformidad escrita del cliente, y siempre que el taller o aseguradora se responsabilicen, también por escrito, de que las citadas piezas estén en buen estado y ofrecen suficiente garantía, porque no todo el aftermarket cumple con las directivas ténicas del fabricante del vehículo.

Por otro lado, solo podrán utilizarse elementos, equipos o conjuntos usados o de recuperación o no específicos del modelo del vehículo a reparar en los casos siguientes y siempre que no afecte a elementos activos o conjuntos de sistemas de frenos, suspensión y dirección del vehículo:

  1. Por razón de urgencia justificada.
  2. Por tratarse de elementos de modelos que se han dejado de fabricar y de figurar en las existencias normales de los almacenes de repuestos.
  3. Por cualquier otra razón aceptada por la persona usuaria.

Los talleres de reparación de vehículos tendrán prohibido la instalación en los vehículos de piezas, elementos o conjuntos cuyo uso no esté permitido por el Reglamento General de Vehículos o en su caso las recomendaciones del fabricante.

Las piezas, elementos o conjuntos que los talleres utilicen en sus reparaciones deberán:

  1. Llevar fijada la marca de la entidad fabricante de manera legible e indeleble (si este requisito es exigido por la normativa específica).
  2. Llevar, además, la contraseña de homologación en el caso de que sea obligatoria.

El pequeño material (arandelas, pasadores, etc.) que, por su configuración o tamaño, no permita fijar sobre él la marca de entidad fabricante deberá poder identificarse por la marca de este fijadas en etiquetas, marchamos o en el estuche o paquete que lo contenga.

El taller que efectúe la reparación está obligado a presentar al cliente y entregarle al término de esta, salvo renuncia expresa y por escrito del cliente, las piezas, elementos o conjuntos que hayan sido sustituidos.

Todos los talleres de reparación de vehículos están obligados a tener a disposición del público, para su consulta, dentro del establecimiento justificación documental que acredite el origen y precio de los repuestos utilizados en las reparaciones.

Para la utilización de este tipo de elementos, equipos o conjuntos usados o no específicos del modelo del vehículo a reparar:

  1. Será requisito indispensable que exista conformidad escrita del cliente.
  2. El taller se debe responsabilizar, por escrito, que las piezas usadas se encuentran en buen estado y ofrecen suficiente garantía.
  3. Las piezas no específicas permiten una adaptación con garantía suficiente en el modelo de vehículo que se repara.

Conclusiones

El mercado de los repuestos de automóviles es muy amplio y lucrativo, como tal , la disputa o lucha por obtener una cuota de mercado es muy fuerte y a la vez peligroso, es por ello que, las posibilidades de sufrir una mala experiencia al pensar que podemos ahorrar en costos con la compra de ciertos componentes a la hora de afrontar una averia del vehículo es muy amplia. En tal sentido es bueno estar muy atentos a las diferentes campañas que surgen avisando de los peligros, por ejemplo:

La DGT alerta sobre los riesgos de usar piezas usadas o de origen desconocido.

La nueva campaña de la DGT pone el foco en la cada vez mayor presencia de falsificaciones en los recambios para el automóvil. Hablamos de un problema cada vez mayor, especialmente si compramos por internet buscando un precio de compra sustancialmente bajo o el clásico chollo. No todas las piezas pueden falsificarse, o eso se dice, pero son muchos los componentes que son víctimas de estas acciones.

En el mercado actual es posible encontrar un abultado número de piezas de automóvil falsificadas, pero las más comunes tienen que ver con componentes eléctricos o piezas de desgaste. Así, la falsificación más habitual es la que se realiza de bombillas y faros, aunque también son muy habituales las de bujías, filtros, lubricantes, llantas, embragues, amortiguadores o pastillas de freno.

Por regla general las falsificaciones consiguen emular más o menos bien al componente original, alcanzando sus diseños, sus embalajes e incluso copiando logotipos y denominaciones. Sin embargo, cuando analizamos el componente más en detalle, es fácil descubrir defectos en él o en su envoltorio, materiales de no tanta calidad o un aspecto final no tan cuidadado como el del componente original. Falsificaciones hay de muchos tipos y precios, pero por regla general las grandes diferencias de precio con respecto al componente original son la mejor pista de que algo está fallando. Se imaginan ustedes instalar componentes que influyen muy directamente en la estabilidad del vehículo en carretera, como pueden ser los amortiguadores o neumáticos, o componentes que deben cumplir todos los requisitos técnicos para garantizar una buena frenada del vehículo y que dichos componentes son sustituidos por otros que no cumplen debidamente su función porque sus propiedades técnicas no se ajustan a la realidad. ¿Creería usted o su familia sentirse seguros en su vehículo en tales circunstancias, circulando por una vía a 100 kms/hora...?

Por otro lado, una recomendación sencilla es fiarnos únicamente de las tiendas, ya sean físicas o virtuales, de confianza, o mejor aún, fiarse únicamente de su taller de confianza, que cuenta con reputación y sabe elegir perfectamente sus proveedores de recambios porque sabrá que con ello podrá ofrezcer a sus clientes garantía en sus reparaciones.

Para terminar, también es importante que evitemos el uso de piezas y componentes que provienen de desguaces. Con la última reforma de las ITV y el reciclado de vehículos se trata de una actividad más perseguida, buscando así erradicar las reparaciones de mala calidad que puedan comprometer la seguridad o impacto ambiental de un vehículo. Volvemos a encontrarnos el mismo gancho de un precio irresistible, pero una vez más esa rebaja de importe puede esconder consecuencias fatales.

Todavía han de cambiarse muchas cosas en el sector automotriz/postventa y por ende en el sector asegurador, ambos, estrechamente relacionados entre sí para dar un servicio eficiente al cliente. La adaptación de este sector a los cambios tecnológicos que se están produciendo en el marco del diseño y producción automotriz, precisa urgentemente de esa adaptación del servicio postventa, pero antes, han de eliminarse esas malas praxis que aún hoy siguen prevaleciendo y que impiden alcanzar el ritmo de la innovación tecnológica. Ha de realizarse sin tapujos, sin mediocridad, porque siempre hay quien pretende disimular con falsas campañas publicitarias tratando de hacer ver que ha alcanzado o se pretende alcanzar el fénix de la asistencia pericial remota con tecnología digital o video conferencia. La nueva tecnología automotriz es ahora cuando menos precisa de esa metodología, al menos en la gran mayoría de las ocasiones, esta debe percibirse presencialmente con técnicos altamente cualificados para afrontar y abordar las verdaderas soluciones y a la vez, evitar que afloren otras nuevas malas praxis y contaminen la esencia de la tecnología, ya que esta ha de estar lo menos contaminada posible para hacernos la vida mucho más agradable y a la vez eficiente, para eso es para lo que se desarrolla la tecnología.

(174 votos, promedio: 4 de 5)



Envío noticia de seguidor
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK politica de cookies, aqui.