INFOMYLSA © 2019  – Reservados todos los derechos        POLITICA DE PRIVACIDAD             

LAS RECONSTRUCCIONES

El esclarecimiento de responsabilidades en siniestros de envergadura puede llevar en ocasiones a litigios civiles y demandas judiciales. En tales circunstancias, los elementos de juicio a partir de los que se establece una sentencia pueden incluir declaraciones de testigos presenciales, informes de atestados, o estudios periciales.

En muchos casos, la complejidad del accidente hace que tales elementos no pongan de manifiesto la realidad de los hechos, imputando parte o la totalidad de las responsabilidades de forma errónea. El resultado es el pago de fuertes indemnizaciones que podrían ser evitadas con las pruebas pertinentes.

En tales ocasiones, sólo técnicas específicas y muy especializadas de reconstrucción y análisis del siniestro, pueden revelar una dinámica contraria a la dictada por lo que a primera vista puede arrojar la evidencia


Finalidad y alcance.

La reconstrucción de siniestros asume un doble propósito:

Por un lado, la clarificación de forma exacta y precisa de la secuencia de hechos que constituyeron el accidente, así como las circunstancias en que se desarrollaron, cuantificando aspectos del siniestro como:


Establecimiento de la identidad de conductores, pasajeros ó peatones, entre otros,


y por otro, el análisis de las responsabilidades derivadas de los hechos anteriores, por la secuencia del siniestro en sí, y en comparación con el potencial desarrollo de los acontecimientos bajo circunstancias y maniobras alternativas. Los campos de aplicación de estas técnicas son muy variados, incluyendo, pero no limitándose, a siniestros en los que estén involucrados cualquiera de los siguientes elementos:




Estos y otros siniestros son escrutables mediante las técnicas específicas de reconstrucción aplicadas en cada área de especialización.

Ámbitos de aplicación

Los anteriores elementos sirven de herramienta no solo para la toma de decisiones en la estrategia de gestión del siniestro, sino para el apoyo y provisión de las pruebas pertinentes en su posterior defensa. Todo ello tiene y encuentra su aplicación en aquellos siniestros en los que se de alguna de las siguientes circunstancias:

  1. El análisis a primera vista de los hechos evidencia la responsabilidad de una de las partes, en situaciones en las que el patrón de siniestro hace poco probable la exclusión de responsabilidades de la parte inculpada. Ejemplos clásicos son vehículos que colisionan tras una maniobra de arranque tras un una señal de “stop” aparentemente no respetada, o camiones que colisionan lateralmente con turismos en maniobras de corrección de dirección, entre otros. En todos ellos existen circunstancias bajo las que la causa ó causas del siniestro se derivan exclusivamente de la actuación del vehículo aparentemente libre de responsabilidad.
  2. Se dan contradicciones entre las diferentes pruebas periciales, como versiones de testigos presenciales, personas involucradas o informes de atestados. En estas situaciones, la investigación de aspectos como la compatibilidad entre deformaciones en los vehículos y el análisis dinámico de la colisión, o la aplicación de técnicas específicas y de simulación, pueden cuantificar la fiabilidad de las distintas versiones.
  3. No existen pruebas suficientes para el análisis de los hechos, bien por la falta de documentación en el escenario y momento posterior al siniestro, bien por una insuficiente formación en aspectos fundamentales de la investigación de accidentes que pueden hacer pasar por alto evidencias importantes que sí permiten reconstruir la secuencia de los sucesos.
  4. El desconocimiento de aspectos fundamentales del accidente, como la identidad del conductor de alguno de los vehículos.

En estas y otras circunstancias, la reconstrucción del accidente mediante técnicas específicas puede bien probar la tesis de reparto de responsabilidades, o bien refutarla y acreditar la tesis contraria cuando ésta se basara en conclusiones erróneas o técnicas poco precisas.

Elementos y estructura de la reconstrucción

  1. El objeto fundamental de una reconstrucción es el cubrir el apoyo de las diferentes fases a la hora de afrontar la gestión de un siniestro. Una correcta interpretación de los hechos ayudará a la elección de la estrategia apropiada:
  2. Informe de Reconstrucción Inicial (I.R.I.):  Durante la primera etapa en la gestión de un accidente, se hace necesaria una evaluación exacta del grado de responsabilidad argumentable e imputable a cada una de las partes. A través de los datos disponibles, y mediante una primer estudio, se dicta un informe inicial para la determinación y cuantificación de la viabilidad de defensa de la parte interesada. A partir de ésta se apoya a la decisión de la estrategia más correcta a la luz del resultado del mismo.
  3.  Proyecto de Ingeniería de Reconstrucción del Siniestro (P.I.R.S.): En aquellos casos en que el informe inicial arroje un resultado claramente favorable a la defensa de la parte interesada, o bien sea argumentable e imputable un reparto de responsabilidades, se hace necesaria la elaboración del Proyecto de Ingeniería de Reconstrucción del Siniestro en curso. El objeto de este proyecto es la dotación de las pruebas precisas necesarias para la defensa del caso. Para ello, se recoge de forma detallada los siguientes elementos:





  1. Habitualmente, la elaboración del anterior proyecto conlleva la participación en procesos jurídicos para la defensa del caso. En tales circunstancias la declaración durante el juicio del Perito reconstructor, permite hacer destacar los factores fundamentales que sostienen la defensa, al mismo tiempo que aporta un enfoque técnico imparcial que sustenta la tesis de la parte interesada.
  2. En algunos casos, puede ser interesante la realización de una reproducción o animación infográfica de los hechos. Ésta puede utilizarse como prueba, y ser reproducida en el juicio mediante un equipo reproductor de DVD, VIDEO, etc. En ella pueden ponerse de manifiesto no solo la secuencia de los hechos tal y como ocurrieron, sino comparaciones con circunstancias o maniobras alternativas, cuyos efectos pongan de manifiesto la responsabilidad derivada directamente de la actuación efectiva de la parte contraria.


En breve seguiremos insertando mas datos.