INFOMYLSA © 2019  – Reservados todos los derechos        POLITICA DE PRIVACIDAD             

ASEGURADORAS

En esta sección vamos a exponer la función tan esencial que desarrollan los mediadores o agentes de seguros, no ya como asesores técnicos sobre la comercialización de un producto como es la póliza de seguros en todas sus variantes, sino que, también en muchos casos, realizan la función de tramitadores del siniestro.

La función de los madiadores de seguros

Analizando las claves de comercialización de seguros, nos encontramos de forma preponderante con la figura del agente, ("Agere" que gestiona o actúa en nombre de otro), no siendo pura casualidad, pues de los cuatro elementos del marketing-mix, producto, precio, comunicación y distribución, es fundamentalmente este último, el que da lugar a distintos niveles de desarrollo de las Entidades Aseguradoras.

El clausulado de las Pólizas, puede, como ocurre habitualmente plagiarse con facilidad, el precio no se determina ante una demanda exigente en calidad de servicio, la comunicación de las Entidades, similar entre ellas, carecen de fiabilidad entre lo transmitido y el posterior tratamiento y, solo la presencia ramificada de una red agencial profesional y humana es la clave del éxito. La oferta del seguro es el resultado global de la acción Entidad-Red Agencial, el reciproco vínculo, la estrecha integración y el mutuo soporte entre Entidad y sistema distribución, generan un importante efecto sinérgico.


DOS CLAVES FUNDAMENTALES DE LOS MEDIADORES QUE GARANTIZAN UN BUEN SERVICIO HACIA LAS ASEGURADORAS


1.- ASESORAMIENTO INDIVIDUAL Y PERSONALIZADO


La función de un mediador ES MUY AMPLIA. Informa y asesora PREVIAMENTE sobre los productos que mejor se adapten a las necesidades del asegurado. Garantizando con ello que el consumidor queda debidamente informado de todas y cada una de las garantías y coberturas que puede contratar.

Su función va más allá del asesoramiento personalizado, su asesoramiento previo encaminado a orientarle en la elección más adecuada continua a lo largo de la vigencia de su póliza, orientándole durante toda la vida del seguro de acuerdo a las circunstancias de la misma.

El trato INDIVIDUAL Y PERSONALIZADO, aporta una CERCANIA Y CONFIANZA clave en la gestión de un seguro OFRECIENDO al consumidor una SEGURIDAD  que sin su intervención quedaría mermada.

2.-GESTION EFICAZ Y SERVICIO POST-VENTA

El Mediador de Seguros asiste permanentemente a su cliente a lo largo de toda la vigencia del contrato, nos solo en los trámites previos a la contratación de la póliza sino también en la gestión y seguimiento de la misma adaptando sus necesidades y vigilando el cumplimiento de los contratos por parte de las compañías de seguros.

Además los mediadores ayudan a los asegurados en las gestiones para la TRAMITACION DE SUS SINIESTROS agilizando los trámites y aportando todos los argumentos técnicos necesarios con el fin de prestar el mejor servicio, informando debidamente de su procedimiento.


Hay aseguradoras que fomentan el “tandem” MEDIADOR / ASEGURADORA, porque son conscientes que ello garantiza, fluidez en las gestiones, desde el punto de vista de contratación de sus productos y por supuesto y muy importante, mantener la fidelidad del cliente, puesto que la profesionalidad del mediador la preservará.

El perito, debe ser capaz de vincularse entre este “tandem” y buscar la coordinación, para mantenerse informado de todos los aspectos que rodean la gestión del mediador ante un siniestro de su asegurado. Ello, hará posible que la profesionalidad del perito garantice un servicio eficiente para el asegurado/cliente y aseguradora.

En definitiva, este “tandem”, junto con la coordinación del perito, se denomina trabajo en equipo, ello implica cumplir con la ética profesional de principios de respeto e igualdad entre los profesionales, de nada sirve, si luego las normas y recomendaciones internas que promulgan los propios dirigentes de las aseguradoras para el cumplimiento de dichos principios, son incumplidas y mucho mas grave es, si estas son incumplidas por sus propios responsables o dirigentes.

Algunas aseguradoras no contemplan o valoran o no saben valorar esta metodología de trabajo en equipo y por tanto desconocen el enorme rendimiento que proporciona dicha metodología, tanto para el asegurado/cliente en cuanto a satisfacción, al ver protegidos sus intereses por verdaderos expertos y por supuesto por la aseguradora al ver incrementado notablemente su prestigio como entidad y su rentabilidad.

Desde esta plataforma, siempre aconsejaremos a aquellas personas que precisen contratar una póliza de seguros, lo haga mediante la asistencia de un agente de seguros cualificado, verá que estará bien asesorado.

Los asegurados/clientes cuando se ven decepcionados con la gestión que se les realiza durante la vigencia de su póliza, hemos observado que siempre culpan a la entidad en su conjunto, Es comprensible, porque, el asegurado/cliente, muy enfadado por el incumplimiento del servicio contratado, no es quien debe discernir responsabilidades y lo más inmediato es acusar a la entidad, sin llegar a reflexionar que en la composición de la misma hay profesionales muy valiosos, sólo se centra en que, en nombre de la entidad hay un compromiso contractual y lo más inmediato es lanzar a las redes sociales que la aseguradora es muy mala porque incumple los compromisos pactados,

Por nuestra experiencia podemos decirle que, no hay entidad aseguradora mala, sino que en algunas de las aseguradoras, el problema deriva de la actitud de algunos de sus responsables o dirigentes que las gestionan, porque no cumplen su labor eficazmente, tanto que, no saben captar las causas que dificultan o impiden dar el buen servicio y buscar las soluciones apropiadas para mejorarlo, por el contrario, se limitan a descargar la responsabilidad de su ineficiencia sobre sus subordinados, manifestando su mas dura prepotencia y despotismo,  castigando o menospreciando a sus propios profesionales colaboradores derivándoles del derecho al trabajo en justa proporcionalidad o al menos como al resto de compañeros, con ello, también menoscaba el trato digno, obligación a la que se deben como responsables, creyendo que infundiendo el miedo obtendrán el respeto y soluciones, en definitiva, dando palos de ciego y por supuesto de esta forma no solucionan nada, además así, tampoco se ganan el respeto de sus profesionales ya que, queda claro que no se lo merecen. Consecuentemente la solución al problema del cliente, su problema o queja por el servicio que se merece, no llega.

Por tanto, desde esta plataforma animamos a los asegurados/clientes, que reclamen la atención de la entidad aseguradora a través de un Agente mediador de seguros competente para resolver el hecho en discordia, hay muy buenos profesionales que sabrán resolverlo, ellos conocen muy bien en que entidades aseguradoras actúan este tipo de responsables o dirigentes incompetentes porque son la barrera con la que ellos mismos se encuentran para ofrecer un buen servicio a los asegurados/clientes y lo más probable es que, mientras que estas entidades aseguradoras mantengan a dichos personajes, le recomendarán otras entidades de seguros en las que depositar su confianza, seguro que así, estos agentes de seguros, también conseguirán ganarse la de su cliente, “la confianza de usted”.


Visto desde la perspectiva pericial y que INFOMYLSA valora muy positivamente.

En breve seguiremos insertando mas datos.

Nuestro próximo tema relacionado con el agente de seguros, será:

La psicología de negocio en la mediación de seguros.

TecnusMYLweb

Así lo defendía Vivante, en su obra Tratatto IV, "Las empresas de seguros tienen necesidad de extender sus propios riesgos sobre el mayor número posible de asegurados. La propaganda es una necesidad imprescindible de la existencia y no sólo de la prosperidad de su comercio. Con el fin de difundir y vigilar la propia clientela, suelen confiar el territorio de sus operaciones a agentes sistemáticamente adecuados. Destacando así de la sede central esos órganos permanentes de propaganda y de actividad comercial, facilitan y multiplican la conclusión de negocios, se defienden de los abusos de su clientela con vigilancia inmediata, obtienen el cobro regular de las primas de las Compañías rivales"

Esta profesión es tan antigua como el aseguramiento e intercambio de mercancías y bienes a lo largo de los siglos. El seguro empieza a reglarse en España, con la Ley de Presupuestos de 5 de Agosto 1893, donde se autoriza la intervención del Estado; el 14 de Mayo de 1.908, se promulga la Ley sobre inspección y registro de Entidades Aseguradoras, partiendo del principio de que la explotación del negocio de seguros, no está al mismo nivel que otra explotación industrial.

Existía una gran preocupación en la administración, por el control de la Mediación en los seguros privados, por lo que en la misma Ley, en su art. 29, decía: "Por el Ministro de Fomento se podrá crear, previo estudio y propuesta de la Junta Consultiva, un cuerpo de Corredores de Seguros, a cuyo efecto en un Real Decreto y Reglamento especial, se determinarán las condiciones personales que habrá de reunir, la forma en que deberán practicarse las oposiciones, la fianza que deberán constituir, los derechos y corretajes que podrán percibir, las responsabilidades por infracciones y que una vez creado este Cuerpo Oficial de Corredores de Seguros, no será válida Póliza alguna que se celebré sin su intervención".

Este proyecto no llegó a término como dice el Diccionario de Alcubilla, en su edición de 1.932 "... no ha tenido efectividad hasta la fecha, con su evidente perjuicio para los Asegurados ..." sustituyendo esta posibilidad de control en la mediación de seguros privados, la creación del Colegio Oficial de Agentes Libres de Seguros, de colegiación obligatoria de acuerdo con la Ley 29 Diciembre 1.934.

En 1.941 por Decreto se reconoce al Sindicato Nacional del Seguro, absorbiendo a los Colegios de Agentes Libres, hasta Diciembre de 1.965, cuando se aprueban los Estatutos del Colegio Sindical Nacional de Agentes de Seguros. La Ley reguladora de la Producción de Seguros Privados 117/1969, dedica su capítulo VI a los Colegios de Agentes.

En el entretanto, por Real Decreto 3143/1982 de 15 de octubre, se aprueban los Estatutos del Colegio que en cumplimiento del Real Decreto 1303/1977 de 10 de junio, deja de ser Colegio Sindical adaptándose a la Ley 29/1974, en que pasa a denominarse Colegio de Agentes de Seguros.

Desde su constitución, siempre fue condición para ejercer la mediación de seguros, la colegiación obligatoria, hasta la promulgación de la Ley 9/1992, de 30 de Abril, donde la colegiación pasa a ser voluntaria, y solo para personas físicas que estén en posesión del Diploma de Mediador de Seguros, y en uno de sus artículos, se clasifica a los Mediadores como Agentes y Corredores, ya sean personas físicas como jurídicas, indicando que la actividad de Agencia y Correduría son incompatibles entre si.

Hoy el Colegio se denomina "COLEGIO DE MEDIADORES DE SEGUROS TITULADOS", integrado tanto en el Consejo General de Colegios de Mediadores de Seguros Titulados de España.